Crónica del partido: «Todo mal»

0
18
El domingo había comenzado indeciso, incierto con destellos de sol y lluvias. Todo eso tuvo el domingo, y todo eso se asemejo mucho a lo que hizo Independiente en el campo de juego. Por momentos indeciso con el partido, sin saber como llevarlo adelante, como solucionar las trabas que le ponía Unión de tres cuartos de de cancha para atrás. Sin juego en el medio, mas allá que Fredes volvió bien del parate por el desgarro, sin un organizador claro, por que Villafañez se encontraba tirado en la punta derecha y las intervenciones no eran del todo buena. Con un Fredes activo pero con faltante de un socio, un cómplice del juego, uno que devuelva la pared o le busque un hueco entre los volantes y los defensas.  Un pato Rodríguez que no se sabe a que juega, un día lo hace bien, otro día lo hace mal. Sumado a esto un Farias sin chances de gol, por que de los 22 centros que le tiraron en el segundo tiempo ninguno le fue a la cabeza.

Recién a los 22 minutos del primer tiempo después de una jugada sucia, sale el rebote hacia atrás y Pellerano saca un remate que sale desviado a unos metros del arco que defendía Limia. A los 31 vuelve a probar Fredes, y esta vez la pelota se va a al tiro de esquina.  Mucho mas de eso no pasaba en un partido trabado y con pocas luces para resolverlo. A los 39 minutos Pellerano vuelve a probar, esta vez de zurda; si de zurda, y obviamente el remate sale a gran velocidad para probar los reflejos de un hincha que estaba en la tribuna Norte baja. 
A los 42 minutos llega quizás la jugada mas polémica del partido, después de un centro tirado del lado izquierdo Farias se posiciona para cabecear solo frente al arco y es derribado de atrás por Nicolás Correa, provocando un claro penal que Pablo Díaz ni su asistente 1ero. Iván Núñez vio. De esta manera expiraba el primer tiempo con sabor a poco y con esfuerzo escaso. 
Después del descanso y con la cabeza mas fría, Independiente sale a jugar los últimos 45 minutos pensando en esos 3 puntos de oro que necesitaba con urgencia para engordar el flaco promedio que le quedará en la próxima temporada.
Todos creíamos que la charla del DT marcando los errores del medio hacia atrás había «avivado» a los jugadores, tal es así, que tan solo a los 2 minutos Barrales aprovecha errores defensivos y dispara al arco con la suerte que Tuzzio se encontraba parado sobre la línea y puede despejar el balón. Después de esa jugada Independiente vuelve a probar con Pellerano de media distancia; esta vez con su pierna hábil, pero el destino del balón es el mismo, afuera .
A los 13 minutos Rosales, de buen partido, desborda y tira un centro desde la izquierda para la llegada de Barrales, que llega a rematar para hacer lucir una vez mas a Gabbarini en una pelota dificilísima que se metía al lado del palo derecho del arquero.
Ya a los 19 minutos con el público impaciente por que los jugadores no trasmitían nada en el campo, Cristian Díaz mueve le banco y decide incluir en el terreno a Patricio Vidal por un Villafañez sin profundidad, toque ni gambeta. El ingreso de Vidal no aporto mucha mas movilidad en el ataque por eso a los 30 minutos decide sacar a Patricio Rodríguez y poner a Parra. Y es en estos cambios que uno se pregunta si el DT esta a la altura de un Independiente en estado crítico.
El final se estaba anticipando a lo que todos veían, un Independiente sin reacción, sin Fútbol ni autocrítica. A los 38, cambio de figurita Pellerano por Godoy. Mucho mas no pasó, ya todos sabían el final, y cuando este llegó no se hicieron esperar los insultos para los jugadores, reclamándoles la actitud que no pusieron. 
Recordemos que Independiente de los últimos 12 puntos sumó solo uno. y de terminar el torneo hoy arrancaría en descenso directo la próxima temporada. ¿Que estamos esperando para actuar?
Foto:Olé
Por @LeandroVolterri