Javier Cantero “Es complicado pelear contra los Barras”

0
34

Ya es una frase hecha, pero no por eso menos real: la violencia volvió a ganar y esta vez fue por goleada. Independiente, uno de los clubes más golpeados por las barras, otra vez se vio afectado por una feroz interna que llevó a que su encuentro ante Unión por la 11ª fecha de la B Nacional deba suspenderse. Integrantes de una de las facciones, comandada por “Loquillo“, fueron detenidos preparados para emboscar a la parte que conduce “Bebote” con armas blancas y pistolas. Una guerra. “Cuando uno ve que están armados muy cerquita de la cancha y que hay papas con hijos, se te pone la piel de gallina. Yo voy custodiado por mis problemas, pero los padres con los hijos…”, destacó Javier Cantero, Presidente de la entidad de Avellaneda.

“Es complicado pelear contra los barras. Se habla de dos facciones, ambas tiene derecho de admisión, no entran al estadio de Independiente hace mucho tiempo”, destacó en conversación con Rock & Pop. Y agregó en relación a los dos ‘cabecillas’: “El partido con Huracán cuando jugamos de visitantes, estaban los dos sentados en la platea, ahí no hubo ningún encontronazo, ni parecía que estaban peleados”.
“Lo único que me queda del mal llamado consuelo, es que ellos no estaban peleando por la torta porque no se les da un peso a los barras. Hubo problemas entre ellos, la entrada de los jefes está prohibida al estadio, pero hay segundas y terceras líneas”, detalló Cantero, quien aprovechó para disculparse con el adversario y felicitó a los organismos de seguridad por la “prevención”, a pesar de que esto se sabía desde comienzo de semana. “Le pido disculpas a la gente de Unión. Todavía no hay día de partido, espero que no nos cierren el estadio porque esto fue afuera de la cancha. Quiero agradecer a la Policía que hizo un gran trabajo, al Aprevide por la prevención”, señaló.
Además, se excusó sobre la responsabilidad que le cabe al club, comparando el operativo policial con el del Superclásico: “Había alrededor de 700 policías contratados previendo que podía haber un inconveniente. Para el River-Boca va a haber un poquito más de efectivos”.