Final previsible

0
27

Se veía venir. Un equipo que no convenció en todo el torneo pero siempre estaba ahí, hoy todas esas ilusiones quedaron sepultadas y se despide de la ilusión.

Se venía hablando que era una final más de las tantas que este equipo tenía, pero esta era la última oportunidad de tantas que permitió este torneo y no se pudo aprovechar. El primer tiempo fue de ida y vuelta, el Rojo era más profundo y San Lorenzo manejaba más la mitad de la cancha, pero a medida que pasaba el tiempo se veía más el dominio local, teniendo algunas situaciones claras.

El segundo tiempo fue distinto, ya a los 3 minutos se fue todo de las manos con el gol de Blandi, y desde ahí no hubo más ideas. El desconcierto dominaba en la cancha, se hacía sentir la desesperación y la displicencia de algunos. No se llegó al arco, todas las ideas quedaba truncas ante una sólida defensa.

¿Lo positivo? El debut de Gastón Del Castillo, el hermano de un tal «Kun» Agüero, quien debutó ante el mismo rival pero 13 años más tarde y mostró alguna que otra cosa interesante.