Es el equipo de Berón

0
21

De los 4 cuatro partidos que dirigió no perdió ninguno, y ganó casi todos. Es el nuevo bombero de la institución, Pepe Santoro puede estar tranquilo que está bien reemplazado.

Se consiguió una victoria para terminar un poco dulce este torneo que tantos tragos amargos trajo. El primer tiempo fue para liquidar el encuentro, y se convirtieron 3 goles que tranquilamente podían ser 4 o 5. Fue una sinfonía que avasalló los oídos de un equipo golpeado institucionalmente, y contra lo que no pudo oponer resistencia.

Si algo se ve distinto en estos últimos partidos es la soltura con la que juega el equipo. Y un fiel reflejo de eso es Martín Benítez, la bandera del juego en el primer tiempo, y por quien se pudieron dar las situaciones que terminaron en gol. Se lo vio con una fluidez que hacía tiempo no demostraba, muy similar a aquel que supo deslumbrar en 2015.

Otros puntos altos fueron los laterales, Tagliafico y Barrios, este último se mostró más seguro en una posición que no le pertenece y dio fundamentos para pensar que a futuro es una variable a considerar.

Párrafo aparte merece el representante rojo en la próxima Copa América, Víctor Cuesta, quien llevó la cinta de capitán otorgada por Hernán Pellerano y se dio el gusto de convertir para cerrar de la mejor manera estos días. Es algo para celebrar, ya que no había ningún jugador actual en una competición así desde la copa de 1999 en Paraguay, en la cual participó José Luis Calderón.