Regalo de cumpleaños

0
22

A días del cumpleaños del mariscal, el equipo le regalo no sólo una victoria, que deja un puntaje ideal para trabajar cada vez más tranquilos, sino que se se desplegó un funcionamiento algo acorde a lo que se viene buscando desde su llegada.

Si bien no fue la mejor presentación que se pudo tener, debido a alguna que otra falla defensiva que pudo haber traído consecuencias mayores, un poco de suerte siempre viene bien si es para seguir con puntaje ideal. Sobre todo porque no fue algo esporádico, sino que la mayor parte del partido se vio algo semejante a lo que tiene en mente el DT. Más allá de algún lapso de tiempo donde el juego no fue claro y en la primera mitad no se logró marcar por cuestión de centímetros, la segunda mitad fue positiva y algo curiosa (convertir en el primer minuto y también en el último instante), lo que culminó en una ovación para el pibe Barco, que se dio el lujo de marcar un gol en su debut en el Libertadores de América.

Para rescatar es el nivel del «Cebolla» Rodríguez, quien por primera vez pudo volver sano de su selección y fue de los puntos más altos, de los más aplaudidos por el estadio después de cumplir un gran papel. Ni hablar de Rigoni, uno que ya no es novedad por estar en un alto nivel, desde su llegada fue de los valores más importantes, incluso en los momentos donde los resultados y el funcionamiento faltaban; hoy se lo vio moverse más por el sector derecho, a diferencia de lo que hace domingo a domingo, pero su categoría le sobró para resaltar y ser importante. Si hubo un punto negativo fue, una vez más, el sector derecho que volvió a ocupar Toledo, si bien fue fundamental para algunos ataques en el aspecto defensivo no hizo pie y quedó pagando en más de una.

Sin dudas fue un merecido premio al esfuerzo que se viene haciendo para cuadrar lo que se practica todas las semanas y deja un sabor bastante positivo de cara a lo que se viene. Si bien esto recién empieza y la prioridad podría pasar por la Copa Sudamericana, habría que no ilusionarse, pero sacar un poco de pecho no viene mal.