Dos finales para cumplir el mayor deseo

0
19

Independiente tuvo un flojo partido ante Olimpo y dejó escapar una gran oportunidad para clasificar a la próxima Copa Libertadores, sin embargo, las esperanzas siguen intactas.

Dentro del campo de juego se vio un equipo desconocido, bastante impreciso en los pases y con poca tranquilidad, sin esa pausa necesaria para pensar la jugada y diagramar el ataque. Claramente esta no fue la idea de funcionamiento que planeó Holan en estos días.

Lucas Albertengo no tuvo el apoyo que hacía falta para poder desestabilizar a la defensa bahiense, ya que tanto Barco como Benítez pasaron desapercibidos. Ni siquiera al momento del contraataque, suceso que a lo largo del semestre el Rojo había ejecutado de forma productiva.

El punto destacado se encontró en la linea de fondo, con un Fabricio Bustos magnífico, quien demostró una vez más que se merece el puesto de lateral en Independiente, y con un Nicolás Tagliafico que cumplió como de costumbre en la zaga central, logrando que el hincha no extrañe a Nicolás Figal.

Si se quiere entrar a la Libertadores, habrá que pelear estos dos partidos hasta la última pelota, pero será esencial que además de esa garra haya un buen funcionamiento, ideas claras, y sobretodo, inteligencia.