Alegría a medias

0
12

Independiente venció a Deportes Iquique por 4 a 2 (Franco, Barco, Fernandez, Dominguez; Bielkiewickz,Espinoza), pero a lo largo de los 90 minutos se vieron 2 encuentros, una primera parte aplastante por parte del Rojo y un segundo tiempo parejo y con más apariciones del visitante.

Durante los 45′ iniciales, el equipo de Ariel Holan fue amplio dominador del juego y sólo convirtió 4 tantos porque le faltó certeza, ya que tranquilamente podrían haber anotado 3 goles más. Además, la defensa fue una muralla, imposibilitando al conjunto chileno de llegar al arco de Martín Campaña. Por otra parte, a los “Dragones Celestes” no se los vio cómodos dentro del terreno de juego, y demostraban un bajón anímico difícil de levantar.

Sin embargo, esa levantada existió. No tanto por méritos propios, sino porque Independiente salió al campo más relajado, sin buscar tanto que llegara el quinto gol, tal vez por la tranquilidad que le generaba estar 4 goles arriba y con la llave semi definida. Y otra razón fue por el dudoso penal que cobró el árbitro a favor del visitante. El segundo gol cayó como un balde de agua fría a los jugadores del equipo de Avellaneda, sobretodo porque el nivel demostrado no merecía ese resultado.

En líneas generales, todo el equipo jugó de manera correcta, pero la suerte no estuvo de su lado (sobretodo en la segunda parte), y mención aparte para Gastón Togni, quien en una posición desconocida para el como es el lateral, y con la incertidumbre de como se desarrollaría, rindió de forma destacada y tuvo problemas al momento de marcar.

Habrá que esperar hasta el 2 de agosto para saber como se define el enfrentamiento, pero hasta ese entonces, el hincha podrá estar conforme por el nivel y la idea propuesta dentro del campo de juego.