De Felippe: «Queremos acercarnos con laburo y humildad»

0
49

Los palos fueron los grandes protagonistas de la tarde en Varela. El 0-0 entre Defensa y Justicia e Independiente dio, en gran parte, porque los postes se interpusieron ante los remates de un lado y del otro. Pero para Omar De Felippe la sensación amarga se da por la falta de actitud en el final para ir a buscar un partido que, en ese último trayecto, el «Rojo» tenía dominado: «Hubiera estado lindo golpear en los últimos minutos, faltó eso. La bronca de buscarlo al final; seguro nos hubiéramos quedado con los tres puntos».

«Es bueno llevarse un punto, por cómo está Defensa y Justicia. Está arriba junto a Banfield, nosotros queremos acercarnos con laburo y humildad», destacó el ‘canoso’ entrenador. «Se valora seguir con la valla invicta (llegó a los seis partidos sin que le conviertan). Hoy ellos tuvieron mala puntería en el primer tiempo, en el complemento nuestra virtud fue ser más agresivos. Nos costó entrar al área al comienzo, pero en el segundo tiempo tuvimos algunas para convertir. Sufrimos altibajos, es algo que queremos arreglar», agregó en su análisis De Felippe, dentro de todo tranquilo porque los suyos siguen sumando para el objetivo de involucrarse en la pelea de arriba.
«Estaba muy pesado adentro. Ellos estuvieron mejor la primera parte y nosotros en el segundo. Tiene que ver en cómo cada uno se hizo cargo del partido», detalló el entrenador de Independiente, que está a tres puntos de Crucero del Norte, el último equipo que estaría ascendiendo en estos momentos a Primera. Y añadió: «En un momento pensé que nosotros teníamos que hacer lo que estaban haciendo ellos, no presionábamos a la salida y quedaba mucho espacio. O presionás o te tiras atrás y no dejás espacio. Lo hablamos y luego estuvimos más compactos».
Además, aprovechó para destacar el cambio de rendimiento cuando el equipo juega en su estadio y cuando es visitante: «De a poco queremos ir trabajando, buscando variantes. En el segundo tiempo estuvimos más finos con más movilidad. El equipo de local se desenvuelve de una manera y de visitante de otra; y son los mismos jugadores».
Por último, contó el curioso, y muy lamentable por cierto, recibimiento que tuvieron los hinchas del «Halcón» cuando el «Rojo» llegó a un estadio en el que jugó por primera vez en su historia. Bien cercano a lo que se vive a diario en nuestro ascenso: «Nos recibieron con un par de piedrazos, nos pusieron a tono».